Personas socias 5.329 Contratos 9.381
skip to Main Content
Blog PortadaMelo

Abrimos el melón de la nube: ni blanda, ni amable ni etérea

  • Som Connexió

En febrero tuvo lugar en Barcelona el taller “Abrimos el melón de la nube. Modelos comunitarios para la propiedad y la gestión de las infraestructuras de internet” en el contexto Ciudad Abierta Bienal de Pensamiento. Aprovechamos la ocasión para producir un vídeo en el que se exponen algunos de los conceptos básicos que se trabajaron durante el taller conducido por Efraín Foglia y Marga Padilla.

Las preguntas que se hacen la mayoría de personas consumidoras de internet tienen que ver con el precio, la calidad y la rapidez del servicio. Pocas nos preguntamos cómo está construida, gestionada y gobernada la capa física por donde circula la información.

La voluntad de mantener las infraestructuras físicas invisibilizadas es intencionada. Por este motivo se ha creado la metáfora de la nube; un lugar etéreo, inmaterial, lejano, amable, blando, donde no hay conflicto, para conseguir que la ciudadanía nos olvidemos de que estas infraestructuras existen. No podemos pretender reapropiarnos de algo que no percibimos y, por lo tanto, la infraestructura permanece controlada bajo las lógicas del mercado y lejos de la conciencia de la ciudadanía.

Para entender la gran complejidad del fenómeno Internet Efraín y Marga lo organizan por capas para entenderlo y abordarlo. La capa lógica la conforman las operadoras de telecomunicaciones, a las que nos dirigimos para contratar el servicio que nos da acceso a internet. A través de la capa lógica accedemos a la capa de los contenidos, cuando necesitamos alguna información o para comunicarnos a través de las redes sociales. Y por sobre tenemos la capa cultural, la del comportamiento social. Todo esto se soporta sobre la capa física, que es, como decíamos, la menos visible y la menos evidente. Por lo tanto tenemos: la capa física, la capa lógica, la capa del contenido y la capa cultural.

El actual sistema de infraestructuras privadas de internet se basa en un sistema de interconexión descentralizado, es decir, donde varios puntos centralizan un volumen de conexiones geogràficamente próximas. Sin embargo, cuando se conceptualizó cómo tenía que ser internet respondía más a un modelo distribuido en el que las conexiones se podían establecer por muchos caminos posibles.

El modelo descentralizado y, en mayor medida, el modelo distribuido, nos permite una redistribución del poder, una reapropiación de los medios tecnológicos y una mayor igualdad de oportunidades. Garantiza la pluralidad de actores, incluidos actores pequeños y hace posible que los actores sean productores y usuarios a la vez.

Un ejemplo de alternativa al modelo privativo de las operadoras de telecomunicaciones, que se explica en el taller y en el vídeo, es Guifi.net que despliega y gestiona una red de telecomunicaciones abiertas, libres y neutrales con las personas y agentes que la componen. Entienden la infraestructura como bien común al servicio de las personas. También se habla del modelo de Somos Conexión, donde actualmente se utilizan las infraestructuras de las operadoras comerciales para poder ofrecer cobertura de servicios independientemente de su ubicación geográfica. La cooperativa de telecomunicaciones nace con el propósito de invitar a la conciencia a las personas consumidoras sobre las implicaciones políticas y de los impactos que tiene el consumo en este sector. Sólo desde la conciencia de los impactos de nuestro consumo en cada una de las capas citadas, es posible poder intervenir.

Tenemos que empezar a hacernos preguntas más allá del precio, la comodidad o la velocidad del servicio. Empezar a cuestionar el modelo de despliegue de las infraestructuras, los criterios de gestión, el cómo circula la información, por qué lugares circula, los derechos que tiene la propiedad de la infraestructura sobre los contenidos de información. Os invitamos a ver este vídeo para abrir una brecha de conciencia más sobre las implicaciones políticas asociadas al desarrollo de las infraestructuras.

Back To Top