Tarifas
Personas socias 8.765 Contratos 19.553
¿Quieres que te llamemos?
skip to Main Content
consumir menos telecomunicacions

¿Es posible consumir menos telecomunicaciones? Sí, pero somos capaces de hacerlo?

  • Som Connexió

La mayoría de nosotros vivimos enganchadas a los dispositivos que nos permiten comunicarnos, conectar y también desconectar. Si la adicción es, según la OMS, la dependencia o necesidad hacia algo, la adicción a las TIC es el uso impulsivo, repetitivo y desmesurado de las tecnologías, con claras consecuencias sobre nuestras rutinas: afectación a nivel laboral, social y también a nivel físico con aspectos relacionados con el sueño, dolor de cabeza, fatiga, problemas de visión, entre otros.

Nos podemos imaginar el mundo en el que vivimos y en cómo lo vivimos reduciendo el uso de las telecomunicaciones? La respuesta no es fácil.

Ya hace años que internet forma parte de nuestras vidas, y cada vez lo hace antes. El Idescat recoge que en 2021 el 99,2% de los niños y jóvenes de entre 10 y 15 años tenían acceso a internet. Los resultados de una encuesta de Cáritas publicada recientemente revelan que uno de cada cinco jóvenes está en riesgo de uso adictivo de las pantallas, teniendo en cuenta que el estudio contempla el uso abusivo a partir de las 6 horas de consumo diario. Un estudio publicado en la revista WhistleOut, a partir de las respuestas de un millar de personas voluntarias, concluía que pasamos de media 3,07 horas ante el móvil.

Ya que internet y todo el que tiene que ver con enviar y recibir mensajes no es tangible en nuestra cotidianidad, puede parecer que las telecomunicaciones no consumen recursos. Nada más alejado de la realidad.

  • El sector de las TIC consume un 4% de la electricidad global y supone el 1,4% de las emisiones de carbono emitidas.
  •  La auditoría medioambiental de empresas, The Carbon Trust, calcula que una hora de video en línea genera 55 gramos de CO₂.
  • El correo electrónico, herramienta que utilizamos casi todas en nuestro día a día, contamina y mucho: según el diario The Independiente, un mail con un archivo adjunto de 1 MB emite 19 gramos de dióxido de carbono y si este se reenvia, la huella aumenta hasta llegar a los 50 gramos. Un estudio realizado en el Reino Unido en 2019 por la compañía energética Ovo, concluía que si las usuarias de Reino Unido dejaran sin enviar un correo electrónico innecesario (‘gracias’, ‘recibido’…) al día, esto equivaldría a sacar de circulación 3.334 coches de gasolina o a eliminar 81.152 vuelos entre Londres y Madrid.

Al final parece que internet es tangible y contaminante.

 

¿Qué puedes hacer para consumir menos telecomunicaciones?

Cómo en la mayoría de ámbitos de nuestra vida: reducir y hacer un uso consciente y responsable, optimizando nuestro consumo de internet y telefonía. Para conseguirlo, te damos algunas recomendaciones:

  • Reduce el tiempo ante pantallas – con especial atención al uso que hacen las/los menores. En Somos Conexión hemos elaborado la guía para familias crueles y malvadas, pensada para acompañar madres y padres a decidir de forma consciente como educar sus hijos e hijas en el uso de la tecnología móvil entre la preadolescencia y los 18 años. Consulta o bien descárgate la versión digital, aquí.

  • Intenta conectarte siempre a través de conexiones de banda ancha.
  • Apaga el módem cuando vayas a dormir, evita enviar muchas fotografías y vídeos e ir haciendo limpieza de correos antiguos y no deseados, siempre que puedas. Y ya que dejas el móvil fuera de la habitación: evita dos de los hábitos más adictivos y menos saludables, irte a dormir y despertarte mirando el móvil.
  • Acostumbrate a utilizar el modo avión cuando tengas que hacer una actividad donde no puedas / quieras ser distraída (leer un libro, una reunión de trabajo, etc.). De este modo evitarás que el móvil continúe consumiendo la energía necesaria para buscar las antenas y sobre todo evitarás las absorbentes notificaciones de las apps.
  • Si es posible, consume vídeos en menor calidad (no tiene ningún sentido ver un vídeo a través de la pequeña pantalla del móvil en resolución 4K).
  • Evita enviar muchas fotografías y vídeos a través de las apps de mensajería. No solo te lo agradecerá el medio ambiente, también quién recibe estas fotografías (creénos).
  • Elimina correos antiguos y los mensajes del correo basura.

Con estos pequeños cambios cotidianos, promoviendo un cambio de hábitos por nuestro bienestar personal, también consumimos menos y reducimos una huella ecológica creciente y que es imperante frenar.

¿Medidas globales?

Ante este panorama, ¿qué nos propone la organización referente en el ecosistema del móvil?

La Asociación de Sistema Global para Comunicaciones Móviles (GSMA, siglas de Global System for Mobile) es la organización global impulsora del Mobile World Congress; está presente además de doscientos países y agrupa casi ochocientos operadores de móvil de todo el mundo. A pesar de parece que, después de 17 ediciones, el Mobile ya no es un espacio para presentar las últimas novedades tecnológicas y poco a poco va incorporando debates sobre los retos que todo este adelanto supone.

En varias presentaciones del MWC 2021 los operadores de telecomunicaciones se comprometieron a reducir el consumo de energía de sus redes por unidad de tráfico y a utilizar al máximo componentes, equipos y sistemas mucho más eficientes energéticamente, con el objetivo de conseguir la neutralidad del carbono al 2040 o antes.
De todos modos, todavía estemà lejos de proponer medidas concretas para reducir el impacto social y ambiental de las telecomunicaciones.

Mientras estos cambios y propuestas de los de primera línea llegan, los pactos relacionados con el cambio climático y la transición ecosocial se suceden. El septiembre del 2015 la Asamblea General de Naciones Unidas aprobaba la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible, una hoja de ruta de acción global, que coordinada con otros calendarios quiere lograr un claro objetivo: el desarrollo mundial sostenible. Esta agenda se despliega a través de 17 objetivos que se desglosan en un total de 169 metas, entre las cuales “dotar las personas de los conocimientos y las herramientas necesarias para reducir su impacto ambiental”, y “integrar las acciones contra el cambio climático en todas las políticas públicas”. A pesar de no haber ninguna referencia explícita a las telecomunicaciones, sería naif pensar que estas ‘micro-acotas’ no las incluyen.

Las 7 erres, también en el ámbito de las telecomunicaciones

Cuando hablamos de consumo no solo nos tenemos que fijar en las horas ante las pantallas de todo tipos o en la cantidad de datos que gastamos. Es importante tener en mente los dispositivos que usamos para comunicarnos y que, demasiado a menudo, renovamos antes del necesario.

Siendo conscientes que vivimos en una sociedad consumista y que la mayoría de aparatos están diseñados para morir antes de tiempo, hay que ponernos las ‘gafas verdes’ siempre que podamos y promover que nuestro entorno lo haga. Y es que en el ámbito de las telecomunicaciones también hay que tener siempre presentes las ahora ya siete erres: rediseñar, reducir, reutilizar, reparar, renovar, recuperar y reciclar.

consumo responsable somos conexión

La cooperativa Opciones recogía en el número 50 de su revista iniciativas existentes que promueven un modelo de reutilización de aparatos electrónicos trazable, abierto y social, como el proyecto europeo ereuse.org o Reutilitza.cat, una plataforma social que facilita la donación directa de dispositivos digitales a iniciativas sociales de organizaciones y particulares.

Más allá de los dispositivos móviles, hacer uso de herramientas desarrolladas con tecnologías y software libre también es hacer un consumo consciente, eligiendo opciones que ven Internet como bien común y que no vulneran nuestra privacidad, evitando así regalar nuestros datos (y enriquecer!) a las llamadas empresas GAFAM (Google, Amazon, Facebook, Apple y Microsoft)

Hay alternativas pero, como siempre, hay que buscarlas, compartirlas, replicarlas y facilitar la accesibilidad por todo el mundo. En Somos Conexión creemos que está en nuestras manos hacerlo. Por eso promovemos un consumo consciente de las telecomunicaciones que no fuerza a consumir más del que cada usuaria necesita, apuesta por la reutilización de móviles, trabaja por un uso responsable y de calidad de las tecnologías y colabora en el despliegue de una red abierta, libre y neutral.

Artículos recomendados

Back To Top