Tarifas
Personas socias 9.317 Contratos 22.917
Blog  |  Contacto
¿Quieres que te llamemos?
skip to Main Content
Ayuno digital

Estas vacaciones, ¡desconéctate del móvil!

  • Som Connexió

Estos últimos meses la preocupación por cómo educamos a las más pequeñas de casa en el uso del teléfono móvil ha tomado protagonismo. Parece que poco a poco nos hemos ido dando cuenta de los efectos negativos que tienen las pantallas y los dispositivos digitales para nuestras criaturas.

Con frecuencia un nuevo estudio nos demuestra las consecuencias para su salud física y mental. Centenares de padres y madres preocupadas se han organizado para hacerle frente colectivamente… y el tema ha llegado a la esfera política, planteando leyes que prohíban el móvil o exijan sanciones a las plataformas digitales.

Pero… ¡un momento! ¿Son las criaturas y adolescentes, quienes tienen un problema? Nosotros, las adultas, ¿qué?! ¿No estamos enganchadas, al móvil?

Nosotros creemos que sí que lo estamos. Y mucho.

A pesar de que la adicción a los smartphones no está reconocida como una patología por la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada día hay más evidencias científicas de las consecuencias que tiene para la salud.

De media, en España cada ciudadano utiliza el smartphone 3 horas y 40 minutos cada día, según el informe «Digital consumer by generations» del 2022. Y durante estas horas dejamos de hacer otras actividades, estar con los amigos y las amigas, hacer ejercicio, descansar…

Solo hace falta que levantemos la mirada de nuestro dispositivo cuando estamos en el transporte público, en una sala de espera, o incluso durante las comidas… Casi todo el mundo está absorbido por el rectángulo luminoso que tiene entre las manos. Enviando mensajes de texto, haciendo scroll o mirando videos… o simplemente revisando si alguien ha hecho like durante el último minuto.

Existen diferentes cuestionarios para medir la adicción a los smartphones: la SAS (Escala de Adicción a los Smartphones) desarrollada por científicos sur coreanos en 2013 y basada en 33 preguntas afirmaciones para medir la adicción, las 20 cuestiones del Uso Problemático de los Teléfonos Móviles (PUMP) a través de las cuales se identifica los diferentes tipos de uso problemático del teléfono móvil: uso peligroso, uso prohibido, uso que provoca problemas financieros y el uso que provoca síntomas relacionados con dependencia y la Smartphone Addiction Measure (2020) que reveló factores generalmente asociados con la adicción, como la modificación del estado de ánimo y el conflicto, entre otros.

Para velar por nuestra salud, seguridad y libertad, tenemos que encontrar nuestras propias herramientas para gestionarnos. Y si además tenéis hijas o hijos y os preocupa el uso que hacen de la tecnología…  hay mucho que hacer para ser un buen ejemplo.

Y no solo esto. En tiempo de sobreexposición y de presión por estar siempre disponibles… ¡hace falta también que reivindiquemos nuestro derecho a desconectar!

¿Qué es un detox o ayuno digital?

Sergi Onorato es autor del libro Ayuno digital: Autoayuda colectiva para cambiarlo todo, editado y publicado por Descontrol. Nos explica qué es un ayuno digital: “dejar de utilizar, consumir, mirar, consultar, el móvil -principalmente- y todo tipo de pantallas -en general-”.

Cómo pasa con los ayunos más habituales, que implican dejar de ingerir alimentos durante unas horas determinadas, la propuesta se hace con una intención de mejorar nuestra salud.

Dejar de mirar el móvil es dejar de llenarnos de información, de comunicaciones para dar la oportunidad, el espacio, a que pasen otras cosas en nuestras vidas», explica Sergi. Momentos para estar en silencio, para pensar… que es lo que ahora mismo no nos pasa.

Dentro del libro encontraréis una propuesta muy original: a través de unas cartas que el autor envía a las lectoras, se desarrolla el proceso de ayuno, así como los motivos y el sentido de hacerlo. Su propuesta es empezar haciendo un día de ayuno, después 3, y para finalizar un ayuno colectivo. Él nos explica que estas cartas las envió a 15 personas de su entorno, y estas le fueron respondiendo. Gracias a esto pudieron compartir las experiencias de cada cual. El experimento acabó con un encuentro final, donde recogieron anécdotas y feedbacks de la propuesta.

dejuni digital

Ilustración de la portada del libro «Ayuno digital» de Sergi Onorato Esteve.

El ayuno que nos explica Sergi Onorato está pensado para romper con la autoayuda, porque “la tecnología es una cuestión social y relacional” y, por lo tanto, hay que ir más allá del individuo y ponernos de acuerdo con la gente de nuestro entorno. “El móvil altera la convivencia, y es clave darnos cuenta de qué pasa cuando sacamos el aparato de la ecuación”.

Además de “digital”, este ayuno lo podríamos denominar también de “ayuno de dopamina”, debido a la adición que nos generan las redes y el ocio digital…¡No es casualidad que los CEOs de las grandes empresas de tecnología no quieran la tecnología que ellos fabrican dentro de sus casas!

Motivos para “dejar” el móvil

En poco tiempo, este dispositivo ha cambiado nuestras vidas. La tecnología de los smartphones ha ido conquistando nuestro tiempo, sustituyendo aparatos que usábamos (cámara de fotos, reloj, calculadora, agenda…). Y es muy importante pensar todo el tiempo que invertimos usando los teléfonos móviles “inteligentes”. ¿Es tan necesario? ¿Por qué dependemos tanto de ellos?

Se ha extendido la percepción que siempre tenemos que estar disponibles: respondiendo mensajes, colgando en redes sociales imágenes de qué hacemos. Y es que estar siempre conectados impide que nos paremos a descansar. No hay una pausa, y esto, aparte de agotarnos, puede afectar a nuestra salud mental: ansiedades, angustias, estrés, adicción…

Nos puede parecer que las aplicaciones que llevan nuestros dispositivos están pensadas para hacernos la vida más fácil, pero “en realidad son plataformas de publicidad”, nos explica Sergi Onorato. A cambio de un supuesto producto gratuito, hacen negocio: a través de las redes analizan nuestro comportamiento (likes, búsquedas que hacemos, consumo…) y dirigen anuncios específicos dependiendo del público.

Con estas prácticas están creando grandes imperios tecnológicos. Imperios que tienen mucha información sobre nosotros, que captan nuestros datos, porque les son útiles y las pueden vender. Y lo hacen con nuestro permiso: ¿Cuántas veces hemos aceptado, sin leerlas, las condiciones de uso una web o una red social? Una vez las aceptamos, estamos firmando contratos para que estos datos se compartan con centenares de empresas de países con legislaciones mucho menos restrictivas que la Europea.

En el ámbito ecológico, también puede tener un impacto dejar de usar redes sociales privativas. Twitter y Meta, dos de las grandes, centralizan sus servidores en un solo lugar, ocupando vastas extensiones de territorio, contaminando y desplazando la vida que había previamente. Además, al centralizar tanto la información, se crea una infraestructura jerárquica de la web.

Escoged el motivo que más te interpele: descansar, proteger la privacidad, intentar frenar la devastación del planeta… ¡o tomadlos todos! ¿No os parece que tenemos mucho a ganar, poniendo límites a utilizar tanto el móvil?

Pero… ¿por dónde empezamos?

móvil

Consejos para hacer tu proceso de ayuno digital

No hay una guía absoluta que sirva a todas por igual. Cada cual tiene que encontrar su manera, y no podremos daros la fórmula mágica. Pero sí que podemos proponeros algunos consejos que pueden ayudaros.

Esta compilación de consejos la hemos hecho gracias a todas las personas del equipo de trabajadoras de Somos Conexión que han hecho algún proceso de ayuno o limitación del uso del móvil y las pantallas, y que han compartido su experiencia.

  • Con firmeza pero con calma: hazlo progresivo

Empieza haciendo un ayuno de un día, o de unas horas.

Sergi Onorato sugiere empezar por separarse del móvil durante un día, y después pasar a 3 días. ¡Si te ves capaz, adelante! Pero quizás, para no frustrarte al primer intento, podrías probar dejándolo durante unas horas al día, o fijando unas horas concretas para mirarlo.

«Poco a poco, sacas aplicaciones que no merecen la pena realmente, y haces que otras queden  bloqueadas a ciertas horas”. Tània (equipo de servicios en Somos Conexión)

  • Explícalo a tu entorno, para que tengan presente qué te propones. ¡Y si puedes, motívalos a sumarse al ayuno contigo!

Si las personas que tienes más cerca son conscientes, pueden acompañarte y no saturarte a mensajes o no enviarte enlaces sin cesar.

Además, “es un tema que al ponerlo sobre la mesa, siempre hay alguien que ha reflexionado”, dice Sergi. “Estamos en un momento en que no solo lo pensamos, sino que ya tenemos el hábito de hablar con nuestro entorno de manera crítica”, opina. Además, estamos saturadas de tecnología.

Pues qué mejor momento que este para coger impulso y proponer a nuestro grupo de amistades, o en casa, o en el trabajo, o en clase:¿Por qué no sacamos el móvil de nuestras vidas de forma colectiva?

«No recordaba lo saludable que es disfrutar de una conversación sin distraerme mirando las notificaciones del móvil».
Gemma (equipo de Comunicación en Somos Conexión)

  • Ojos que no ven… ¡Encuentra un lugar donde guardar el móvil!

Si tenemos el móvil lejos, tendremos menos tentación de cogerlo tan a menudo. Muchas veces lo usamos por aburrimiento o para pasar el rato, sin ningún objetivo definido. Si no llevas el dispositivo en el bolsillo o en la mochila, es más difícil que vayas a buscarlo.

Una buena idea es encontrar un recipiente y ponerlo en algún lugar de casa. Así, si sois varias haciendo ayuno, tendréis un lugar para poner a “descansar” el móvil, ¡y a disfrutar!

  • Aprovecha el tiempo de ocio

Para tomar conciencia y reflexionar sobre el poder que tiene la tecnología sobre nosotros, una buena estrategia es desconectar de la tecnología en los ratos de ocio.

«Hice un ayuno digital durante un retiro de fin de semana donde recomendaban no hacer uso del móvil y fue una experiencia muy positiva». Benedetta (equipo de Servicios en Somos Conexión)

Hay veces que no hay más remedio que hacer ayuno… si no pasa, es interesante abrazar la oportunidad y pensar qué beneficios hemos experimentado (y también qué dificultades nos hemos encontrado).

«Me robaron el móvil y después de un primer momento de cierta angustia, ahora estoy muy tranquilo sin el dispositivo». Quim (equipo de Participación en Somos Conexión)

Y después del ayuno… ¿qué?

El ayuno puede no durar por siempre jamás, pero una vez hecho, te será más fácil cambiar de hábitos. Y para adquirir estos hábitos, una vez hemos “vaciado” nuestro cuerpo y mente del vínculo adictivo con el teléfono, lo más útil es poner límites.

Aquí os listamos algún ejemplo de prácticas que nos parece que pueden ser útiles.

  • Pásate a aquello analógico. Así evitaremos quedarnos atrapadas saltando de página en página cuando abrimos el teléfono para hacer una consulta rápida.
    Sergi dice que tiene un despertador para evitar llevar el móvil al dormitorio; y que usar una libreta para apuntar las dudas y cosas interesantes cuando lee, lo ha ayudado a no consultarlo todo en Wikipedia, y caer en la trampa de abrir el móvil.
    Tania del equipo de servicios se ha propuesto comprarse un reloj de pulsera para no estar mirando la hora constantemente.

«Salir a la calle, o ir a hacer una actividad que dure unas horas, sin móvil. En definitiva, no permitir que el móvil se infiltre tanto en mi vida, me ha ayudado a recuperar un hábito sano de lectura y descansar más horas”. Y esto me ha llevado a poner la atención en “cosas de verdad, reales y que no sabía que echaba de menos”. Tània (equipo de servicios en Somos Conexión)

  • Si quieres desconectar por periodos largos… consigue un teléfono móvil antiguo (sí, sí, un móvil tonto o troncomòbil!). Por ejemplo, si vas de vacaciones, tener un dispositivo que te sirva para llamar o estar disponible en caso de emergencia es una buena opción. Así, si es por trabajo, no recibirás notificaciones fuera de tu horario laboral, y si es urgente… ¡ya te llamarán!

 

  • Silencia las notificaciones de los chats o elimina las aplicaciones que no utilizas.

«Oculto todos los grupos de chat, menos los de trabajo o espacios políticos donde participo» Aleix (equipo de Servicios y Somunicación en Somos Conexión).

  • Y… si quieres seguir interactuando e informándote a través de redes sociales, piensa en las alternativas del Fedivers. Cómo nos explica Sergi, estas son estructuras que funcionan de manera horizontal, sin interés económico detrás, de código abierto, con servidores locales. ¡Y sin ningún algoritmo que esté diseñado para mantenernos enganchados!

Seguro que después de este artículo te apetece probar de hacer un ayuno digital. ¡Ahora que viene época de vacaciones para algunas, es un buen momento para lanzarse!

Y si te falta un pequeño empujón, Sergi Onorato nos insta a hacerlo desde la necesidad de plantearnos “cómo utilizamos la tecnología, qué formas tienen, y por qué tienen las formas que tienen”. Porque seguramente no podremos cambiar nuestro consumo y hábitos de un día para otro, pero sí encontrar motivos y alternativas para avanzar hacia poner límites individualmente y socialmente a la tecnología.

Pensemos, compartámoslo y sobre todo, que no nos dé miedo de experimentar! ¡Nosotros lo probaremos, y os animamos a hacerlo!

Related Posts

Back To Top