Tarifas
Personas socias 9.328 Contratos 23.336
Empresas  |  Blog  |  Contacto
¿Quieres que te llamemos?
skip to Main Content
seguridad en red violencia machista

Estrategias para hacer frente a las violencias machistas digitales

  • Som Connexió

A raíz de la conmemoración, el próximo 25 de noviembre, del Día Internacional contra las Violencias Machistas, hoy queremos hablar de este tipo de violencias que pueden afectar a aquellas mujeres y personas LGTBQIA+ que utilizan la red. 

Y es que internet ha emancipado a mujeres y niñas en muchos ámbitos de la vida, como el acceso a canales de comunicación y expresión, cultura, ciencia y educación. Asimismo, hay que tener en cuenta que éste está inserido en un mundo regido por el patriarcado, y que, por tanto, “el uso de internet se enmarca en un contexto de discriminación de género estructural”, tal y como afirma la abogada Laia Serra, colaboradora del informe Las violencias machistas en línea hacia activistas

Es decir, que el mundo virtual no está libre de violencias machistas, sino que reproduce las formas y patrones de esta estructura, la misma que produce violencias de género fuera de línea. Es un canal más en el que éstas se manifiestan y se ejercen.

Las violencias machistas digitales (VMD) son la continuación de las violencias que se dan fuera de la red, y en algunos casos, las acentúan. 

La dificultad de identificar al agresor o agresores, la no presencialidad y la falta de mecanismos institucionales y de las propias plataformas pueden ser factores que han hecho que las agresiones patriarcales a través de internet, que pueden ejercerse con tan sólo unos clics, se hayan extendido y sean parte de nuestra realidad. 

Pero así como hay violencia, también existen herramientas y estrategias -individuales y colectivas- que están a nuestro alcance para poder hacerle frente.

Aquí encontrarás algunas aplicaciones y recomendaciones para estar más seguras en internet.

¿Qué son las violencias machistas digitales?

«Insultos, vigilancia de los movimientos, contacto insistente, difamaciones, amenazas…». Seguro que muchas, al leer esto, podéis reconocer estas prácticas y las habéis sufrido alguna vez. No es casualidad: la mayoría de mujeres e identidades disidentes, a nivel mundial, experimentamos alguna forma de violencia machista digital a lo largo de nuestra vida.

Las hay de muchos tipos y suelen venir acompañadas: quien sufre alguna, a menudo también es víctima de otras, y muy posiblemente, de forma recurrente.

En un intento de clasificarlas, en el estudio Las violencias de género online, editado por la revista digital Pikara Magazine, y el informe Les Ciberviolencias machistas. del grupo de investigación Antígona (UAB) y Donestech, se señalan algunas de las violencias machistas digitales más comunes:

  • Insultos y difamaciones por ser mujer
  • Acceso a tus cuentas y dispositivos sin consentimiento y/o manipulación de los datos privados.
  • Amenazas 
  • Contacto y hostigamiento a ti y/o personas de tu entorno
  • Seguimiento y vigilancia de tus movimientos 
  • Gaslighting: utilizar información falsa para confundirte y hacerte daño
  • Desprestigio o difamación en internet (mediante vídeos, publicaciones o imágenes falsas, etc. )
  • Robo, usurpación o suplantación de identidad en cuentas de correo, redes sociales, perfiles
  • Censura o silenciamiento mediante baja de perfiles o contenidos, ataques a servidores (DDOS), bloqueo de páginas web o dominios.
  • Difusión de imágenes íntimas o de información personal sin consentimiento
  • Chantaje y chantaje de carácter sexual (sextorsión) por canales digitales
  • Inducción al feminicidio / suicidio (me invita a suicidarme o me repite que debería estar muerta)
  • Ataques a canales de expresión de mujeres e identidades disidentes

Todo puede empezar con un tuit o una publicación, y puede ser suficiente para que decenas de usuarios respondan de forma agresiva, insultante o amenazante, y compartiendo de forma difamatoria, incitando a más violencia.

Que te miren el móvil para saber con quién hablas, o que utilicen información e imágenes tuyas sin tu permiso, para difamar o chantajear, también es violencia digital.

¿Quién las sufre?

Pregunta a tus amigas, compañeras, vecinas, familiares… casi todas habrán vivido, a lo largo de su vida, alguno de los tipos de VMD citados. Por ejemplo, el 98% de las mujeres han sufrido algún tipo de violencia digital, según muestra una encuesta realizada por Donestech en 2019 a 278 mujeres y personas no binarias. Y en el 70% de los casos ha sido de forma reiterada.

Aunque cualquier mujer es susceptible de ser víctima de VMD, podemos identificar tres perfiles principales de personas que son víctimas de las diferentes tipologías de violencias machistas digitales que acabamos de mencionar. 

  • Personas que viven o han sobrevivido a una relación de violencia. Gran parte de los agresores resultan ser conocidos de las víctimas, a menudo sus parejas, ex parejas o amigos. De hecho, se calcula que el 90% de los casos de violencias machistas dentro de una relación tienen ya una parte virtual.
  • Mujeres y personas LGTBIQ+ con perfil público que ocupan espacios de comunicación, y/o que representan voces y posicionamientos que salen de la norma. Una violencia que, si utilizas plataformas como Twitter o Instagram, te sonará. Como profundiza el informe coordinado por Calala, el machismo activo en el espacio virtual, se muestra especialmente agresivo con aquellas personas que, desde los postulados feministas, tienen capacidad de articular poder, influencia y relato.
  • Menores: niñas y jóvenes. El acoso sexual de menores en las redes es cada vez más frecuente: en 2020, el número de investigaciones por este delito había crecido un 55%. Y la start up b-resol (una app para la prevención del bullying), a partir de una encuesta entre más de 3.200 alumnas de ESO y bachillerato, indicaba en 2020 que un 1,7% de las personas entrevistadas admitieron haber sido víctimas de ciberacoso.

Las consecuencias son múltiples. Por un lado, están los impactos en la salud mental de las personas que reciben las VMD, como ansiedad, miedo, aislamiento y depresión.

Pero va más allá: las violencias online pueden repercutir en “el derecho de las mujeres a la autodeterminación y la integridad corporal, en su capacidad de moverse libremente” y de participar activamente de espacios relacionales, culturales o políticos, ya sean virtuales o no.

Esto es lo que apuntan los resultados del estudio de Pikara Magazine, que añade una consecuencia más: el impacto social y comunitario. Las VMD promueven una sociedad en la que las mujeres y personas LGTBQIA+ “ya no se sienten seguras”, lo que limita la posibilidad de éstas de beneficiarse de las mismas oportunidades online que los hombres. Y que la sociedad no pueda escuchar lo que ellas tienen que decir.

Aplicaciones y herramientas aliadas: ¿cómo protegernos y responder a estas violencias?

A pesar de que la red es un espacio en el que mucha gente participa, a menudo estamos solas delante de la pantalla. Aquí recomendamos algunas aplicaciones y estrategias para hacer frente a las violencias machistas digitales, y hacerlo juntas.

Hay varias formas de hacer frente a las VMD. Hay herramientas y estrategias de prevención, como puede ser gestionar la privacidad de tus cuentas y dispositivos, cambiar sus contraseñas.

Las hay de respuesta, como puede ser denunciar los ataques recibidos, ya sea organizando una acción colectiva para visibilizar las agresiones sufridas -que, como hemos visto, pueden tener diversas formas-, o bien mediante los medios que las mismas aplicaciones ofrecen. Sin embargo, desde Donestech señalan que a pesar que las plataformas tienen mecanismos para reportar los ataques, «en la mayor parte de los reportes no responden y no hacen absolutamente nada», porque «son empresas que hacen negocio con las VMD y poco les importa acabar con ellas».

Y algunas traspasan lo virtual: los autocuidados y el apoyo del entorno son muy importantes. Tomarse un descanso de las redes -sobre todo aquellas muy activas- puede ser a la vez una vía para cuidarse, cómo para visibilizar los malestares del mundo virtual. Y recurrir a la red afectiva -dentro o fuera de línea- puede ser también clave para recuperarse emocional y psicológicamente de las violencias sufridas.

Estrategias de respuesta a las violencias machistas digitales
Así respondieron las encuestadas frente a las VMD recibidas. Fuente: Informe Las Ciberviolencias machistas. 2019, Antígona (UAB) y Donestech.

Desde Som Connexió te recomendamos estas estrategias para protegerte contra las VMD. Encontrarás muchas herramientas más en la web de Donestech:

  1. Documentar las violencias para poder visibilizar y/o denunciarlas: haciendo capturas de pantalla, guardar enlaces e imágenes, buscar información sobre el/los agresor/es… Hay herramientas que te pueden ayudar , como IFTTT, que permite descargar tuits en una base de datos cuando éstos te mencionan y/o utilizan ciertas palabras; o Alerta Machitroll, que te anima a compartirlas y hacerlas públicas mediante el humor.
  2. Autoprotegerte: gestionando tus contraseñas y la información que cuelgas online, y desactivar la geolocalización. Profundizando más, puedes cifrar dispositivos y apps de mensajería o cuentas de correo. Esto puede ayudar a evitar rastreos, robos de contraseñas y usurpación de identidades online. ¿Cómo puedes hacerlo? Con esta herramienta podrás saber si tus contraseñas son seguras y en esta página podrás comprobar si tienes tu dispositivo protegido de posibles rastreos. También, esta guía te ayudará a vaciar las redes sociales de información que no quieras que estén en internet, haciendo copias de seguridad.
  3. Llevando la acción y la autodefensa a la esfera colectiva: con campañas de denuncia públicas o bloqueos masivos a agresores, por ejemplo. ¡Esto requerirá organización y preparación en red con otras personas! Para saber más sobre cómo responder juntas a las VMD puedes consultar esta guía de la red ciberfeminista latinoamericana Ciberseguras.

Fembloc: la línea de atención y apoyo ante las violencias digitales

Y en Cataluña, este 2022, como una herramienta de autodefensa digital más, se pone en marcha FemBloc: la línea feminista telemática de atención a las violencias machistas digitales, impulsada por la entidad de financiación feminista Calala, Donestech, la asociación Alia, y la Universidad de Barcelona. Tras un proyecto piloto financiado por la Unión Europea que terminaba este julio, ya es una realidad.

Fem Bloc

El objetivo de la línea es que mujeres y personas LGTBQIA+, profesionales y personas de su entorno que lo necesiten, tengan acceso a información, soporte o acompañamiento sobre VMD. Esta iniciativa se suma a un mapeo internacional de más de 50 servicios y líneas de atención que apoyan a personas que sufren violencias machistas y violencias machistas digitales.

Este proyecto bebe de otras iniciativas ya en marcha, y busca enmarcarse dentro de la Red Autodefensa.Online, una red integrada por activistas y profesionales que trabajan «por los derechos de las mujeres, lesbianas y trans en la esfera de las TIC», poniendo el foco en las violencias machistas, «facilitadas o amplificadas por las tecnologías de la relación, la información y la comunicación (TRIC)”. Desde aquí «se impulsa la autoformación, el debate, la producción de conocimiento y la generación de investigaciones y campañas».

Todas estas herramientas y prácticas de resistencia y acompañamiento online trabajan para posibilitar un internet más seguro para todas, donde la interacción, participación y acceso al conocimiento y cultura digital sean en igualdad. Que sean espacios liberadores y permitan construir alternativas en el uso de las telecomunicaciones. 

*Puedes contactar con FemBloc a través de:

  • Whatsapp, Signal o Telegram (643528573) 
  • Correo fembloc@cdr.link

Quizás te interesa:

Back To Top